domingo, 18 de diciembre de 2016

Los 10 Felinos Vivos más poderosos

Los felinos se caracterizan por ser mamíferos carnívoros de gran belleza y elegancia, combinación, que en la naturaleza siempre es mortal.

tigre

A lo largo de la historia, la vida de los felinos se ha visto seriamente amenazada, sobretodo por la caza furtiva para poder usar sus pieles como abrigos, o simplemente, para exponer su cuerpo o sus cabezas en el salón de la casa y llevarse el mérito de haber cazada al depredador absoluto, por culpa de estas practicas estos bellos animales animales se encuentran en su mayoría en peligro de extinción.

Todos los felinos tienen muchas cosas en común, pero una de las cosas más características son sus uñas retráctiles, esto lo poseen todos los felinos menos el guepardo, incluso nuestros gatos domésticos.



puma


Muchas veces ha surgido la duda de quien ganaría en un enfrentamiento, ¿un león o un tigre? el tigre es más grande que el león pero no por ello debemos darle como claro vencedor del combate, en realidad, en un duelo entre estos dos titanes puede vencer cualquiera, por suerte, estas cosas solo pasan en cautividad, pues en estado natural un tigre y un león viven en ecosistemas diferentes, a pesar de que el león es llamado erróneamente el rey de la selva, habita en la sabana africana, el que si vive en la selva es el tigre, y tienen comportamientos completamente diferentes, sobretodo a nivel social.

El tigre es un animal solitario que solo busca compañía a la hora de aparearse mientras que león vive en manada, pero esto no le pone la vida fácil, ya que en África hay otros súper depredadores a parte de presas muy grandes y poderosas, y por no hablar de otros leones con los que tiene que enfrentarse para que no le quiten el trono.

Hoy vamos a conocer a los 10 felinos más poderosos que existen en la actualidad, aunque ello no signifique que tengan que ser los más grandes, en este vídeo se analizaran sus actitudes de caza y supervivencia.


Y es que el cazador que fue a África a cazar al poderoso león, lo tenia en el punto de mira de su amada escopeta, cuando pestañeó para aclarar su vista y se dio cuenta de que el león había desaparecido agazapado entra la hierba, entonces, el cazador aprendió la lección, dejó de sentirse el deprededador y se convirtió en la presa.